Skip to content
09/05/2012 / lernolosada

Maurice Sendak, la trama oscura de los cuentos

Su ‘Donde viven los Monstruos’ (1963) es una de las obras más influyentes de la literatura contemporánea

      El abrazo de los monstruos

DAVID ALANDETE Washington 9 MAY 2012 – 00:27 CET (El País)

Fueron 37 páginas, 10 frases, 338 palabras las que convirtieron a Maurice Sendak, fallecido ayer en Connecticut a los 83 años a causa de una apoplejía, en un transgresor y en un mito. Su Donde viven los monstruos, publicado en 1963, marcó a generaciones y llevó al libro infantil a terrenos hasta entonces oscuros e inexplorados, cotas artísticas y poéticas antes reservadas a obras destinadas al mundo adulto. Donde viven los monstruos refleja como ninguna otra de sus obras su gran obsesión: las tensiones psicológicas de la infancia y el crecimiento, la dependencia y resentimiento hacia los padres, los riesgos de la huida hacia adelante y las tinieblas que a los niños les aguardan al adentrarse en la edad adulta. En ella, el niño Max huye de su madre y se adentra en una isla habitada por monstruos tan infantiles como él. En 2009 Sendak eligió al director Spike Jonze para rodar la versión cinematográfica.

Como en muchos otros grandes artistas, la infancia de Sendak (Nueva York, 1928) fue determinante sobre su obra. Enfermizo y tímido, pasaba largas jornadas atrapado en su hogar de Brooklyn. Buena parte de su familia, que vivía en Polonia, murió en el Holocausto: “El Holocausto ha corrido como un río de sangre por todos mis libros”, dijo en una ocasión. Según explicó en una entrevista en 2006, el secuestro del hijo del aviador Charles Lindbergh, en 1932, le aterrorizó, sobre todo al saber que el pequeño había sido encontrado muerto cerca de la casa de su padre.

Sendak ilustró más de 100 libros y escribió una docena de ellos. Estos se tradujeron a decenas de idiomas y se vendieron por millones. Los críticos compararon sus ilustraciones con las obras de Henri Matisse y Marc Chagall. Le otorgaron premios como el Hans Christian Andersen, el llamado Premio Nobel de la literatura infantil. En 1997, el presidente Bill Clinton le concedió la Medalla de las Artes y Humanidades de EE UU, en cuya ceremonia de entrega dijo: “Sus libros han ayudado a los niños a explorar y resolver sus sentimientos de enfado, aburrimiento, miedo, frustración y celos”. “¡Este es el primer premio de adultos que me dan!”, respondió el galardonado.

Sendak es una fuerza formidable de la literatura en Estados Unidos cinco décadas después de Donde viven los monstruos. En septiembre publicó el que hasta ahora es su último libro, el ya superventas Bumble-Ardy, una historia incluso más oscura que las anteriores: un cerdo de nueve años decide celebrar su cumpleaños por todo lo alto, cuando sus padres mueren para ser comidos.

Además de ilustrar, Sendak se dedicaba a la escenografía y al diseño de vestuario para ballet, ópera, teatro, televisión y cine. Además escribió el libreto para la versión operística de Donde viven los monstruos, compuesta por el británico Oliver Knussen. Más tarde trabajó en escenificaciones de Amadeus Mozart y Piotr Ilich Chaikovski, entre muchos otros.

Su pareja durante casi medio siglo, el reputado psiquiatra infantil Eugene Glynn, había fallecido en 2007. Sendak no deja otra familia. En febrero de 2013 se publicará su obra póstuma, My brother’s book (El libro de mi hermano), basado en su relación con su hermano, Jack, también ilustrador.

Os monstros quedan orfos con cincuenta anos

Cando Max volveu ao seu cuarto, a cea aínda estaba quente. Desde que a nai a puxera, el viaxara polo mundo dos monstros e comprobara que eran ben mellores ca el. Max e os seus monstros quedaron orfos cando están a piques de cumprir 50 anos. Adeus a un dos grandes nomes da literatura infantil, Maurice Sendak. 

Sermosgaliza

“A noite en que Max vestiu o seu traxe de lobo e empezou a facer trasnadas dunha clase…” así comeza un dos libros que máis nenos e nenas leron en todo o mundo e continúa marabillando coas súas magníficas ilustración e a fantasía do seu relato. Max, o protagonista de Onde viven os monstruos ven de quedar orfo coa morte de Maurice Sendak, quen lle deu vida hai case cincuenta anos.

Max é tan irreverente que quere comer á nai e consigue amansar aos monstruos. Sendek deulle unha volta á literatura infantil e atopouse con outra linguaxe que se achegaba a aquelas crianzas que reviran os ollos e torcen o fuciño. Deixou a unha beira os contos de princesas e finais felices e adentrouse no mundo dos monstros, moito máis atractivo para todas as xeracións de nenos e nenas que gozaron co seu mundo imaxinario e se converteron en novos Max viaxando en barco sen máis ninguén a atoparse coa illa na que viven os monstros.

O libro saiu publicado en 1963 e chegará ao seu medio século o próximo ano. Non perdeu vida en todo este tempo. A súa sona foi medrando e engaiolando a novas camadas de criaturas e converténdose, en certa medida nun icono cultural e un clásico da literatura infantil. Non por acaso, o propio Obama chegou a lelo en público e destacalo como un dos preferidos das súas fillas. Os monstros foron contraculturais, irreverentes, progresistas mesmo nun tempo no que se quería romper a orde establecida. No 2010 chegaron ao cine da man de Spike Jonze.

En galego o libro chegou a nós no ano 2000 pola editorial Kalandraka, responsábel tamén da súa publicación en catalán, euskera e portugués. Na súa páxina pódense ver as primeiras páxinas do libro e adentrarse na súa marabillosa historia. O blog recolle tamén unha lembranza ao pioneiro constructor de álbums ilustrados. En setembro do pasado ano publicou Bumble-Ardy, o seu último libro despois de tres décadas de silencio. No ano que ven sairá publicada a homenaxe ilustrada ao seu irmán Jack.

Sendak tiña nacido en Brooklyn en 1928, procedente dunha familia de inmigrantes xudeos de Polonia. Os primeiros monstros dos que ouviu falar foron os nazis que perseguiron aos seus. Dicía que tiña mal humor e era un anaco gruñón e, talvez por iso, fuxía do sucre e o mel que empalaga tantas veces os soños máis cativos. Dicía que o seu era facer “libros bos para nenos malos” e por iso o seu Max era traste, máis monstro que os propios monstros. Tanto, que ate a nai o ameaza con castigalo sen cear. Vaia nai e vaia fillo!

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: